Potencial de Brasil pierde fuerza ante caída de inversión
(Michel Temer, presidente de Brasil) La economía de Brasil se expandió un 1,1% el año pasado, según la OCDE. Bloomberg/La República
Enviar

Las perspectivas económicas de Brasil han perdido fuerza en los últimos años y el crecimiento potencial se redujo en más de la mitad en la última década en medio de una disminución de la inversión, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El potencial de crecimiento a largo plazo de la mayor economía de América Latina ha caído a solo un 1,3% anual, frente al 3,8% de 2008. En términos de ingreso per cápita, esa es la diferencia entre alcanzar a la Grecia de hoy en 40 años o empatar con Japón, dijo la OCDE en un informe publicado el miércoles.

Con una de las tasas de inversión más bajas tanto dentro de la OCDE como entre las economías de mercados emergentes, el crecimiento brasileño parece listo para desilusionar a menos que los responsables de las políticas adopten las propuestas presentadas por el grupo con sede en París. Disminuir las barreras comerciales, atacar la corrupción, estimular el emprendimiento, desarrollar los mercados financieros nacionales y mejorar la efectividad del Gobierno agregarían un promedio de 1,4 puntos porcentuales al producto interno bruto anual en los próximos 15 años, según el informe.

Aun cuando la OCDE reconoció progresos en algunas de estas áreas, instó a Brasil a seguir avanzando.
"A pesar de la agitación política de los últimos años, se han aprobado importantes reformas. Basarse en este impulso de reformas tendría importantes beneficios", señala el informe. "La productividad tendrá que convertirse en el principal motor de crecimiento, pero eso requerirá una inversión significativamente mayor y una amplia agenda de reformas microeconómicas".

El gobierno del presidente Michel Temer tuvo éxito en que se aprobara en el Congreso un límite al gasto público y una reforma del mercado laboral, pero la reforma de pensiones —considerada esencial para frenar el deterioro de las arcas públicas de Brasil— al parecer pasaría al próximo gobierno. El modesto repunte de la economía en 2017 y un alcance limitado para la aceleración este año, ponen de manifiesto las barreras que impiden que la actividad regrese a los niveles observados durante el auge de los bienes básicos de la última década.

La economía de Brasil se expandió un 1,1% el año pasado, según la OCDE y la mediana de las proyecciones de economistas encuestados por Bloomberg, estima que el crecimiento se duplicará en 2018 a un 2,2%.


Ver comentarios