Nueva radioterapia se aplica como vacuna para cáncer de mama
Gracias a las nuevas tecnologías para irradiar una mama se puede hacer en una semana o 15 días, y la recuperación se consigue rápidamente”, afirmó Gustavo Ferraris, radiooncólogo. Esteban Monge/La República
Enviar

Como si fuera una inyección, así funcionan las nuevas radioterapias disponibles en el país para atacar el cáncer de mama.

Estos procedimientos benefician a las pacientes ya que no deben someterse a extensos tratamientos ni comprometer tejidos sanos.

La técnica consiste en “vacunar” el tumor de forma más exacta; es decir, su objetivo es irradiar con dosis muy elevadas solamente el sitio afectado para no afectar tejidos sanos.

Al irradiar el tumor con dosis superiores a las de tratamientos convencionales, se da una liberación de antígenos que son sustancias que desencadenan la formación de anticuerpos.

Esto causa una respuesta inmune que al ser captada por otras células atacan el cáncer.

“Uno logra mayor precisión gracias a que la tecnología permite determinar el sitio tumoral para irradiarlo de forma precisa y evitar tejidos circundantes, que en el caso de la mama, sería el pulmón y el corazón; mientras que en otros órganos cuando hay metástasis se evitarían intestinos e hígado”, afirmó Gustavo Ferraris, especialista colaborador del Centro de Radioterapia Siglo XXI.

Esta inyección de radiación se aplica mediante aceleradores lineales, los cuales cuentan con dispositivos con los que se captan imágenes que son las que ayudan a detectar la zona exacta donde se debe aplicar la terapia.

También, entre las novedades está la técnica de intensidad modulada (IMRT), en la que el especialista esculpe la zona donde se recibirá la radiación.

Una de las ventajas que perciben las pacientes al someterse a esta novedosa técnica, se refleja en el proceso de recuperación.

“Son modalidades que utilizan pocas sesiones. En pacientes con enfermedades localizadas que son inoperables se requieren cinco sesiones; o para irradiar una mama se requiere una semana o 15 días, y la recuperación se hace rápidamente porque la toxicidad es prácticamente mínima.

Son pacientes ambulatorias que pueden restituirse a sus actividades”, recalcó el especialista.

Otro de los beneficios se percibe en el aspecto estético.

“Se logra aumentar la homogeneidad de la dosis, con las nuevas técnicas se impacta en forma importante, evitando toxicidades agudas a nivel de la piel, que era lo que se observaba antes con otros equipos”, agregó Ferraris.

El cáncer de mama es una enfermedad maligna donde la proliferación acelerada, desordenada e incontrolada de células de distintos tejidos de la glándula mamaria forman un tumor que invade los tejidos cercanos y puede expandirse a otros órganos.

Las terapias se pueden emplear en ambos casos; sin embargo, hay que recordar que es un complemento de control y para conseguir un mejor tratamiento, se recomienda primero una cirugía localizada.


Alta incidencia


En nuestro país el cáncer de mama es el segundo tipo de tumor que más muertes provoca.
Algunos datos:

Fuente: Registro Nacional de Tumores

 

Ver comentarios