Equipo All Star de LeBron James arrastra una maldición
DeMarcus Cousins. John Wall. Kristaps Porzingis. Kevin Love. LeBron James. NBA/La República
Enviar

Agencias

La maldición del Team LeBron ha llegado muy lejos. DeMarcus Cousins, uno de los mejores pívots de la liga, fue el primero en dejar un hueco en el combinado del rey de Ohio, pero no sería el único.

A Cousins se le unieron John Wall de los Washington Wizards y Kevin Love, compañero de James en los Cleveland Cavaliers. Ambos se perderán el Juego de las Estrellas, aunque esperan regresar para la postemporada.

Por estos cuatro entraron Paul George, Andre Drummond, Goran Dragic y Kemba Walker en sustitución.

Por ahora la pelea más intensa está por ver quién será el encargado de acompañar a James, Kyrie Irving, Anthony Davis y Kevin Durant en el quinteto estelar.

Kristaps Porzingis, quien parecía el relevo natural de Cousins en el quinteto, también sufrió una lesión que le hizo apartarse de las canchas durante el resto de la temporada.

El ala-pívot de la Gran Manzana comenzó la temporada con números para optar al MVP tras la salida de Carmelo Anthony, que le hizo asumir el rol de jugador franquicia absoluto.

Hasta ahora, había conseguido meter a los Knicks en la lucha por un cupo en la postemporada, promediando 32 minutos de juego, 22,7 puntos, un 44% en tiros de campo, un 39,5% en triples, 6,6 rebotes y la impresionante cifra líder de la liga en 2,4 tapones por partido.

Con la lesión del letón ha entrado… ¡Un base! Kemba Walker se ganó su presencia en el All-Star Game con una decisión que nadie se esperaba por la posición del de Charlotte.

Pero todo es encajar piezas en el equipo. No tiene por qué ser sustituido un pívot como Cousins por otro pívot como era Porzingis, y así mismo, si Kristaps era el sustituto tampoco tiene por que sustituirle otro pívot del banquillo.

Otra de las opciones era llevar a Ben Simmons, que da la posibilidad de ser un base y de jugar como escolta en un quinteto de small ball, en el lugar de Walker. Sin embargo, el novato de los Sixers se ha quedado a las puertas de debutar como All-Star en su primer año en la liga.

Lo más lógico y coherente es cambiar de roles el quinteto titular y jugar con un small ball con Anthony Davis, el pasado MVP del All-Star Game en el puesto de pívot y Kevin Durant o el propio LeBron James alternándose entre ellos el tres y el puesto de cuatro como han hecho muchas veces en su carrera.

Esto abriría opciones para más gente del “backcourt”.

El animal de Russell Westbrook es uno de los favoritos para salir como titular en el partido de las estrellas tras la baja de Cousins y de Porzingis. Un jugador al que le sale la competitividad por los poros de la piel, algo que pide LeBron en su equipo y que todo aficionado desea ver en el All-Star Game.

El MVP de la temporada pasada es uno de los mejores jugadores de la liga y, a pesar de las temporadas de Beal, que ha tenido que tomar las riendas de su equipo, Dragic, que está liderando unos Heat muy por encima de las expectativas, y Oladipo, candidato al Most Improved Player, Westbrook puede colarse en el quinteto inicial.

Este año, el formato cambió y en lugar de jugar un partido entre los mejores de la Conferencia Este y la Oeste, los capitanes LeBron James y Stephen Curry montaron sus escuadras y se verán las caras el 18 de febrero en Los Ángeles.

Ver comentarios