Desaceleración económica: otro problema más para el próximo gobierno
El IMAE debería estar subiendo para finales de 2017 y principios de 2018, ya que siempre sucede en año electoral, dijo Daniel Suchar, analista financiero. Gerson Vargas/La República
Enviar

El país vive varios problemas de índole económica: déficit fiscal, poca liquidez, incertidumbre de los empresarios y consumidores y, por si fuera poco, la desaceleración en la economía.

Ya son 11 meses consecutivos que el Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) muestra números de desaceleración.

Cuando el país entra en esta condición, las empresas no crecen, las personas consumen menos y las tasas de interés suben, haciendo que el país se entrabe más, se recauden menos impuestos y la percepción de incertidumbre crezca, indican varios expertos económicos.

Para octubre de este año —último dato revelado el pasado 11 de diciembre— la serie de tendencia ciclo del IMAE, presentó una variación interanual del 2,3%, inferior en un 2% respecto a la variación observada un año antes.

La desaceleración responde principalmente a los efectos climatológicos adversos de la tormenta tropical Nate, que afectó en mayor medida a la industria de la construcción, las actividades de alojamiento y la producción agrícola destinada al mercado local, indicó el Banco Central en su momento.

De acuerdo con la tendencia ciclo, la mayoría de actividades económicas presentaron variaciones interanuales positivas en octubre, a excepción de la industria de la construcción y la actividad de minas y canteras.

De las 15 industrias que conforman el índice mensual, 11 crecen a una tasa mayor que la del indicador general; sin embargo, diez actividades presentan una desaceleración con respecto al año anterior y otras diez se desaceleran respecto al mes previo.

“Ciertamente la desaceleración de la economía medida por el IMAE ha sido un tema en este año y el crecimiento para el año entrante se verá influido por las tasas de interés, por lo que si estas suben, es probable que el crecimiento sea menor, teniendo un efecto negativo sobre la recolección de impuestos y sobre el déficit fiscal”, aseveró Gloriana Ivankovich, analista económica.

El IMAE debería estar subiendo para finales de 2017 y principios de 2018, ya que, por ser año electoral, debería estarse viendo una pequeña recuperación en el indicador, que se tiende a liberar liquidez —más dinero en la economía— para percibir un buen ambiente por los costarricenses.

“De no ser así, el panorama será nefasto para la economía, y mucho más, que estamos a las puertas de un posible ajuste tributario que dificultará la operación de las empresas en Costa Rica”, indicó Daniel Suchar, analista financiero

 

Ver comentarios