Barrios josefinos recobran auge por diversificación inmobiliaria
El auge de Escalante es gracias a la caracterización de su ambiente, según Randall Fernández, gerente general de Colliers. Gerson Vargas/La República.
Enviar

Las características geográficas y de accesibilidad que ofrecen La California, Barrio Escalante y Rohrmoser, convierten a estas tres zonas josefinas en destinos en auge ante el desarrollo de proyectos inmobiliarios, gastronómicos y de entretenimiento.

Calles anchas, cobertura del transporte público, acceso a servicios, presencia de universidades aledañas, ausencia de comunidades conflictivas en sus alrededores y la necesidad de las personas de vivir experiencias son algunos de los aspectos que las favorecen.

“Las tres zonas están en calidad de emergentes (...) Primero porque la demanda aún tiene una alta atracción, y segundo porque todavía hay espacios para desarrollos”, dijo Esmeralda Barreiro, directora de Triada Research & Planning.

Es importante el potencial y el espacio que tienen las tres zonas para el desarrollo de propuestas inmobiliarias y lúdicas.

Sin embargo, cada uno de los barrios atraviesa una etapa distinta en su proceso de desarrollo.

“Son barrios que tienen la infraestructura urbana para su crecimiento, cuentan con aceras, parques (…) y en general han tenido un buen mantenimiento, es un tipo de vecino que se ha preocupado”, según Francisco Avilés, gerente de la inmobiliaria Argo Estrategia.


201803271634220.Aviles.jpg
Tanto Escalante, La California y Rohrmoser tienen potencial para crecer aún más. Argo Estrategia, liderado por Francisco Avilés, lanzó hace unas semanas TriBca en Rohrmoser. Esteban Monge/ La República


Tanto La California como Escalante están potenciadas por la densidad de población y los niveles socioeconómicos del Este, explicó Randall Fernández, gerente general de Colliers.

En conjunto estos barrios —y sus alrededores— albergan seis proyectos habitacionales verticales, unos listos y otros se encuentran en construcción.

En el caso de La California, se posiciona en un inicio del ciclo de desarrollo, puesto que dispone de opciones alimentarias y recreativas que pueden fortalecerse más, pero el desarrollo residencial es mínimo.

No obstante cuenta con el espacio para esto y el uso de suelo lo permite en los lotes importantes.

Por su parte, Escalante está en proceso más avanzado, ya que la variedad gastronómica y de entretenimiento alcanza para todos los gustos, y los proyectos inmobiliarios empiezan a germinar.

La base del auge, en este caso, está en la caracterización del entorno que ofrece.

El inicio de construcción de URBN Escalante, y la posible aparición de más torres residenciales ocurre a pesar de la resistencia de los vecinos a extraviar el aire arquitectónico con la presencia de los edificios.

El apego por mantener esa fachada da pie también a la migración hacia condominios.

La idea es que las personas conviertan sus casas en un restaurante, bar o negocio atractivo.

Mientras que Escalante y La California ofrecen una sólida oferta lúdica, Rohrmoser destaca por la variedad residencial.

Solo en la zona, 12 proyectos verticales, algunos en construcción y otros listos, conforman la propuesta.

No obstante, Rohrmoser tiene pendiente la apertura de restaurantes y centros de entretenimiento que sirvan de complemento.

Esta área, contrario a las otras dos que se orientan más a jóvenes, atrae a personas de mayor edad y con poder adquisitivo.

Tanto La California como Escalante deben complementar la parte de entretenimiento con vivienda, y Rohrmoser con restaurantes, lo positivo es que los tres cuentan con el espacio y las condiciones para hacerlo, dijo Avilés.

En el caso de Barrio Otoya y Amón, a pesar de tener un aire arquitectónico similar al de Escalante y cercano al de La California, su desarrollo se ve limitado por calles empinadas y angostas, así como por el déficit de infraestructura pública.

Lo ideal es la inversión en seguridad y en mejoramiento de aspectos como alumbrado público.

Las zonas

La California

201803271553340.530cali.jpg
Esteban Monge/La República.

  • Uso de suelo permite desarrollos
  • Seguridad pese a crecimiento económico y turístico
  • Oportunidad para el surgimiento de más ofertas de entretenimiento y desarrollo inmobiliario
  • Distribución vial representa un reto pues no tiene “clima de relajación y seguridad”
  • Potenciada por la densidad de población y niveles socioeconómicos del Este

Escalante

201803271553340.530escalante.jpg
Esteban Monge/La República.

  • El comercio dedicado a restaurantes ha crecido un 30% en los últimos dos años
  • Plan regulador restringe el área de desarrollo de torres
  • Las obras se orientan al rediseño de casas hacia espacios comerciales, hace dos años la tasa de conversión era del 10%, hoy se sitúa en un 30%
  • Mercado comercial amplio: restaurantes, dentistas, galerías, centros de estudio, organizaciones y demás
  • Falta de diversidad en oferta lúdica
  • Resistencia a la venta de tierra, a junio de 2017 un 90% de los propietarios no estaba dispuesto a vender
  • Precio del metro cuadrado entre $800 y $1 mil.

Rohrmoser

201803271553340.530rohm.jpg
Esteban Monge/La República.

  • Disposición de parques, aceras, calles que lo convierten en sitio para vivir
  • Ha registrado un 25% de crecimiento habitacional en los últimos dos años
  • Oferta inmobiliaria abundante, principalmente en torres
  • Espacios lúdicos con oportunidad de desarrollarse bajo conceptos similares a Escalante
  • Precio inicial oscila entre $1 mil y $2 mil por metro cuadrado
  • Variedad de servicios a la mano

 


Ver comentarios